"YO SOY"
 

 

 

Hombre Conócete a ti mismo

¿Cómo comprender a un esposo si no lo" conocemos?"
¿Cómo comprender a un amigo si no lo "conocemos?"
¿Cómo comprender a una esposa sino la "conocemos?"
¿Cómo comprender a nuestros hijos sino le "conocemos?"


Nunca los conoceremos porque cada uno tiene sus secretos guardados en lo más recóndito de sus conciencias. ¿O no?
Es natural que no podemos amar lo que no conocemos, por eso recordamos las palabras de Jesús:
El que me ama, mi palabra guardara, y mi Padre le amará. (Jn.l4:23)
Si entre nosotros tenemos secretos, ¿Cómo no los tendría Dios?
Esos son los secretos del Padre. Insondables ¡Oh! El Gran misterio de la vida!
Hemos hablado de la Chispa Divina, del devoto, del acólito, del santo, para por fin ser Maestro, la trayectoria ha sido larga no obstante, sigue.
Supongamos que jamás nos hayamos visto en un espejo, ni reflejado en la fuente como Narciso, que nunca tuvimos una fotografía nuestra.
Con todo lo antedicho es muy difícil que admitamos reconocernos psíquicamente, cómo somos y quiénes somos.
 

Hasta aquí nos hemos referido a una imagen material, visible, mi Yo humano Todo lo que hemos tratado es dentro del plano material, "Real", como dice la mayoría de las personas. Por lo comprobado por nuestros sentidos físicos, generalmente decimos que lo "real" es lo visible, pero para los metafísicos eso es ilusorio, lo real es que conduce a lo ilusorio que es el cuerpo, porque sabemos que cuando el cuerpo se destruye lo real sigue viviendo en otro mundo u otra frecuencia o plano, según como uno se acostumbró denominarlo.


En el portal del templo de Apolo en Delfos, de la antigua Grecia está la inscripción "Hombre, conócete a ti mismo”, lógicamente no se trata de tener un espejos grande y vernos de cuerpo entero.
Externamente representamos el "yo" que creemos que la gente ven en nosotros.
Psicológicamente tenemos varios yoes, el más visible es el que usamos cotidianamente, adentro de él, está el "yo" que quisiéramos ser, pero que sabemos que no somos; más adentro aún está el "yo" que creemos que los demás ven en nosotros; mas adentro está el "yo" que creemos ser, después del que quisimos ser y lo que creemos que hemos alcanzado ser , pero que sabemos que no hemos alcanzado.
Como corolario de todo esto está el "yo" que en una alquimia de yoes con los deseos y las auto tolerancias que nos asignamos y que creemos que somos.
Es difícil para nosotros conocernos o reconocernos quiénes somos realmente.
Lo mismo ocurre si nosotros como humanos queremos conocer la Divina Presencia de Dios.

Los incrédulos


 

Vemos que en el mundo hay dos tendencias con respecto a creer en Dios a través de las imágenes de los seres que moran en los cielos. Una es la de aceptar el uso de las estampas, símbolos, láminas, cuadros pintados por pintores famosos, tanto es así que hay museos de arte religioso, a los que se veneran, se reproducen y se distribuye comercialmente.-
También hay otro sector de la humanidad que rechaza ese sistema de creencia para llegar a Dios. Generalmente las personas que tienen esa aversión podemos suponer casi con seguridad que su acción de rechazo tiene su origen en la memoria etérica --(recordar lo que hemos dicho cuando tratamos los cuatros cuerpos inferiores) de los que rechazan puede estar en un recuerdo de haber sido utilizado en forma negativa por alguien en una vida anterior, o en ésta vida.
Esto aparece en forma inconsciente desde ésa memoria, la cual se halla guardada en algún lugar del cuerpo etérico y ante una determinada acción exterior o circunstancia, aparece ese rechazo de aquello que fue una frustración para su alma.
Esos "ídolos" que fueron utilizados, muchas veces para mantener el dominio sobre determinados grupos de personas, y que luego se comprueba las falsedades de esas actuaciones, esas experiencias quedan guardadas en el cuerpo etérico. Es como si dijéramos –ahora que está tan actualizado lo de la computación—que queda en la memoria ROM que guarda toda la información necesaria para que el sistema (el ser humano encarnado) funcione correctamente, y ante una determinada acción o circunstancia aflora en la presente encarnación y como él (el ser humano) cree que esa es su única vida rechaza sin saber que es consecuencia de un recuerdo etérico de experiencias negativas de vidas pasadas.
Ahora tenemos una representación gráfica de Dios proporcionada y dirigida por los Maestros Ascendidos a su Mensajero Guy Ballard y mediante el estado de meditación le fue proporcionado para que nos conozcamos nosotros mismos a través de esa imagen electrónica.
Por el sistema de la visualización estamos en condiciones de ir conociendo nuestra realidad y también la relación que tenemos con la Presencia de Dios en nuestras vidas, del Santo Yo Cristo, la llama violeta y el Tubo de Luz.

La Gráfica YO SOY


Es importante la posesión de la gráfica porque ella puede establecer en nosotros mismos la Presencia de Dios. ¿Por qué afirmamos así? Simplemente porque las explicaciones dadas de la misma, y a la vez si la visualizamos vamos comprendiendo nuestra Intima relación con El.
Es necesario que fijemos nuestra vista por un minuto en la gráfica, luego cerramos los ojos, hacemos tres respiraciones profundas, largas y lentas, visualizamos la parte superior de la lámina. Que quede bien claro: esto es una graficación hecha por el hombre, la misma no es Dios, es su representación, como si tuviéramos la fotografía de nuestra madre o padre, que se fueron lejos o que ya no están mas en la tierra.
Con esa fotografía los estamos evocando, recordando episodios de nuestra niñez, el problema para y por la compra de una bicicleta, las esperas en la puerta de la escuela, la recordamos cuando en el camino a casa, le dábamos los libros y nosotros corríamos saltando primero con un pierna y después con la otra.
La importancia de poder contemplar la lámina nos permite comprender mejor nuestra Realidad Divina, porque la relación personal que tenemos con Dios es porque siendo su manifestación hace que comprendamos más exactamente lo que es una Corriente de Vida; sabemos que Dios es Vida, por lo tanto al ser una corriente su Vida, su Energía tenemos la herencia Divina porque nos muestra la relación personal que tenemos con el Padre. La misma tiene que emanar de una fuente ; todo se engloba en que si hay una fuente y nosotros somos una corriente de la misma, lógicamente una parte de Dios está en nosotros.
 

Ahora vamos a estudiar la representación de la Vida, decimos de la vida porque en la lámina está incluido Dios, el Cristo y nosotros, o sea el ser humano.
Insistimos para que quede bien claro que Dios no está en la lámina, ésta solo nos sirve como medio físico visible para que nuestro sentimiento pueda tener un punto de apoyo, que es nuestro pensamiento (cuando la miramos), pueda unirse al Dios..
Analizando cada uno de los elementos que componen la misma iremos descubriendo en ella nuestra relación con la Divinidad que hemos manifestado mas arriba.
Cuando decimos "El Reino de Dios" o cuando decimos "El Reino Divino" no estamos designando una pieza de 4 x4 ni de un millón por un millón, estamos designando una Potestad Cósmica, no un lugar en el Cosmos.
Lo mismo cuando decimos el Centro del Amor es el corazón. NO. Es el centro energético de donde emana el perfume del Amor de Dios.
En la parte superior del gráfico en cuestión, está representando a Dios Individualizado, es decir una parte de El, que intenta hacernos entender, que está en cada uno de nosotros.
Es un razonamiento que la mente humana no alcanza a expresar. Si lo hiciera se estaría asimilando a la Mente de Dios. Simplemente ES.
Por eso El le dijo a Moisés: "Así le dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros" Éxodo 3:14.
El es Divino por lo tanto no es visible; no lo vemos, pero sabemos que está. Para obviar tantas explicaciones teológicas, las religiones nos enseñaron que está en el cielo, podríamos decir que Dios es el Corazón del Cosmos de donde emanan los mundos mediante el Logos de Alpha y Omega, todo lo que existe en el Universo material proviene de ese foco, es la Conciencia Cósmica de toda vida, lo mismo que nuestro Yo Crístico, que ya dijimos que todos tenemos, tiene una copia de nuestra alma, substancia Purísima, cuya frecuencia vibratoria es tan alta que no puede ser contenida por materia física. Está "en el aire" o en el "cielo" como se dice comúnmente pero estamos unidos a ella por medio del cordón cristalino o cordón de plata, (para otros) conectado a nuestro corazón físico y como si fuera un control remoto lo hace palpitar manteniendo la vida física del humano, teniendo como intermediario a nuestro Yo Crístico, y a través de nuestra Presencia YO SOY al Corazón Crístico Cósmico en el Gran Sol Central.
¡Esa es nuestra comunicación con Dios!
¡Nunca estaremos solos si no nos apartamos de EL!

Esa parte, en la lámina, está rodeado por siete bandas de diferentes colores, cada una tiene una función o virtudes o propiedades, específicas, y le nombramos las llamas.
Dijimos siete bandas porque así solamente es posible representar en un gráfico que es plano, pero en realidad son siete esferas concéntricas con llamas de fuego sagrado, que es energía y que solo son visibles para personas altamente espiritualizadas.
Juan el Amado (Apoc. 10: l) las vio cuando estaba en la isla de Patmos:
"Vi descender del cielo un ángel, envuelto en una nube,
con el arco iris en la cabeza, y su rostro era como un sol, y sus pies dos columnas de fuego"

Lo que en realidad vio fue Su Divina Presencia Individualizada. Es Divina, y es solamente una Presencia, porque es solo la parte Individualizada del Dios Todopoderoso. Es la Presencia electrónica de Dios, en su corriente de vida, la que todos tenemos.
La diferencia que hay entre nosotros y Juan el Amado, es el nivel de espiritualidad.- Por eso, a él le fue permitido ver y que algunos profetas y patriarcas, o en este caso el Apóstol Juan, creyeron ver a un ángel del Señor, y era el Señor mismo individualizado en él.
Nosotros en estado de encarnados, estamos constituidos por cuatro cuerpos inferiores, ya tratados pero también por tres cuerpos superiores. Invitamos al lector repasar para comprender los mismos, qué son los cuerpos electrónicos.

El Christos


La Presencia YO SOY que es la expresión de Dios individualizado, es la manifestación de Dios mismo.
Este Dios individualizado proyecta una partícula de sí (siempre en los planos espirituales) es decir que salió de El, ese es el Unigénito. Es el único Hijo de ese Dios Individualizado. Cada Presencia tiene esta proyección de sí mismo y es conocida como el Yo Crístico, algunos le llaman El Yo Superior, que en la lámina está en el medio.
Cuando el ser humano desencarna, su alma vuelve a su Cristo individual o Yo Superior, a esperar su próxima encarnación.
Aparece entre la Divina Presencia de Dios y el hombre, (el que está en la parte inferior) su nombre es Cristo, proviene del griego Christos, que significa ungido, se quiere significar ungido con el Espíritu Santo, porque es una parte de Dios y contiene el Espíritu Santo, es un foco con un estado de consciencia que puede y tiene que conquistar el hombre en su Trayectoria de Evolución y en el trayecto de su reintegración al Padre, cumpliendo la Ley de Círculo que dice que los extremos se juntan, a través de las iniciaciones, hacia la conciencia Crística. En la gráfica aparece con la figura de Jesús,.
Se optó por esta figura para que por asociación del hecho que el Maestro, muy conocido en occidente, elevó si Consciencia, dejando atrás la conciencia humana y conquistando la conciencia Crística ascendiendo a los planos superiores.
Por eso el Maestro decía que para llegar al Padre se tenía que pasar por él, por el Christos, no por Jesús. El demostró con su acto que el hombre lo puede Ser, pero hay que hacer una imitación de Jesús.
A partir de este ritual iniciático de Jesús los humanos para identificarlo en su categoría espiritual, lo llaman Jesucristo.-
En el plano terrenal o humano decimos: Fulano doctor; Mengano arquitecto; Sultano ingeniero, porque ellos cumplieron con las condiciones inherentes a esos rituales. Supuestamente la tesis que presentan es un ritual de la iniciación.
El acontecimiento que el humano llegue a conquistar con su esfuerzo la consciencia Crística, se conoce como la boda alquímica. Instante en que el hombre ha transmutado toda su conciencia humana en Divina.
También aparece en la lámina la paloma que baja y que simboliza la llegada del Espíritu Santo que unge al hombre.
Esta Divina Presencia "mora" normalmente a unos veinticinco metros de nuestra cabeza, pero en momento en que uno entra a vibrar negativamente, ya sea en situaciones de ira, o cuando establecemos nuestro modo de vivir en pensamientos y sentimientos negativos, actividades viciadas, de deshonestidad, las personas que estimulan sus cuerpos y mentes a través de la ingestión de sustancias impuras, los que desperdician insensatamente la vida presente que Dios le dio en la búsqueda constante del placer, la concupisciencia y hemos creados ese estado de conciencia porque hemos entrado en la baja frecuencia vibratoria que el SEÑOR rechaza; entonces es cuando esta Presencia se aleja hasta unos doscientos cincuenta metros de altura.
El Apóstol Santiago nos recuerda: "Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros", (Santiago 4:8). Aprovechemos, ahora que sabemos y en cualquier momento o cuando estamos meditando para pedir:
"Amado Padre Celestial, acerca mi alma hacia ti" (x3)
y obrar en consecuencia en nuestra vida.
Ahora que ya sabemos el mecanismo debemos orar todas las mañanas para tratar que el Yo Superior se superponga al Yo inferior, la figura de mas abajo.

El Yo Humano

Ahora vamos a observar la figura inferior; la misma representa al yo humano, el yo material. Por y para que sea así tiene que estar formado por los elementos de la tierra, "Polvo eres y al polvo volverás" (Gen. 3:19).
Comprobamos que el cuerpo físico está formado por elementos físicos por lo que ingerimos, hasta podríamos llamarlo "cuerpo atómico", porque todo lo que introducimos al cuerpo son átomos, pero este recipiente contiene Luz y energía divinas.
Comprendemos y sabemos que los hechos relatados en la Biblia son simbólicos, por eso cuando leemos que Dios formó al hombre de barro y le soplo en la nariz,(Gen.2:7) interpretamos que estamos formados por las sustancias con que integramos nuestro cuerpo, que proviene del mundo tierra, y cuando dice que Dios sopló en su nariz interpretamos que es el alma preexistente, que es etérea (aire) se introduce en el cuerpo en el momento que hace su primera respiración, para transformarse en un ser viviente. (Gen.:2:7)
Cuando hemos hablado de "Las Vibraciones" manifestamos que en Universo todo vibra.
Vibra la sustancia que compone el pensamiento.
Vibra la sustancia que compone el sentimiento. Cada una tiene una diferente tasa o frecuencia vibratoria, pero ambas están ajustadas a la frecuencia del mundo material, a esa frecuencia la llamamos de la octava física.
Así es todo lo que llamamos material.
El sonido musical nos está enseñando lo que son las octavas.
En la primera octava, las notas do, re, mi, fa, sol la, si. Tienen una frecuencia vibratoria, pero en el tono más alto tienen otras frecuencias. En las octavas físicas se pueden ver, oír, gustar, pero cuando se superan esas vibraciones, ya no las percibimos. No obstante siguen existiendo.
El cuerpo humano es el continente del alma que está evolucionando en este planeta y es quien debe vencer las vibraciones densas del plano, con el dominio de su voluntad para conseguir la maestría, que la libere del plano material, y morar en mundos superiores.

Los chakras

Las herramientas de que dispone el alma para su liberación del plano, son los chakras, (que lo trataremos aparte) palabra sánscrita que significa "rueda". Son siete para la vista de un vidente, es como una rueda con rayos, comúnmente llamados pétalos que giran a diferentes velocidades, están ubicados en los tres cuerpos inferiores.
Los chakras, también son llamados " centros" de intercambio de fuego espiritual y de energías que procuran para que la evolución del alma pueda efectuar su espiritualización del cuerpo planetario, o sea el físico.-
Ver los chacras en nuestra web.

El Cordón de Plata

Observando la lámina vemos un rayo de Luz que entra en la cabeza del ser humano, éste es llamado el cordón de plata, también se le llama cordón cristalino, es un rayo palpitante que tiene su origen en el Gran Sol Central, pasa a través de la Presencia YO SOY, o sea Dios Individualizado, también pasa a través del Yo Crístico, el Unigénito, y llega al ser exterior, entrando por el centro de la cabeza y alimentando su vida espiritual por toda su permanencia en la tierra.
Es visible en los bebés por la palpitación en una suave hendidura que se tiene en el centro de la coronilla; denominado fontanela en realidad es cuando el alma queda atado al Espíritu, pero cuando el niño tiene alrededor de dos años deja de ser visible ese efecto.
Este cordón cristalino se ancla en el corazón, y cuando la respiración y los latidos del corazón se estabilizan, nace una llama trina, en un lugar que se conoce como la cámara secreta del corazón, esta triple llama, azul, amarillo oro, y rosada, no es visible por medio físicos y tiene una altura de unos 3mm.
Sus potencialidades ya fue explicado, pertenecen al Primero, Segundo y Tercer Rayo.
Con estas llamas, Dios le da al hombre: vida (azul); Inteligencia (amarillo oro) y amor (rosada). Imaginémoslo lo que sería el hombre si solo tuviera vida e inteligencia, y no tuviera el Amor, o tuviera Vida y falta de inteligencia.
Cuando el bebé esta dentro de la madre, es alimentado por ella, física y espiritualmente por el corazón y el cordón de plata.
En el momento en que el niño llora, señal que respira, es cuando el Espíritu Santo sopla el aliento de Vida en el infante, es el momento en que se debe cortar el cordón umbilical. Cuando grita el niño, señal que sus pulmones comienzan a funcionar, también indica la ignición de la llama trina en el corazón a través del cordón de plata tomando posesión del cuerpo.
¡Qué momento tan trascendental! ¡Qué maravilloso!
En el trance de la muerte, algunos videntes alcanzan a distinguir cómo una cinta blanquecina se desprende del cuerpo hacia arriba del cuerpo del moribundo. Sabemos que este desprendimiento realmente significa la muerte del ser exterior.
En el Eclesiastés 12:6/7 dice: "..que la cadena de plata se quiebre, (se corte) y se rompa el cuenco de oro (el corazón) y el cántaro se quiebre junto a la fuente, (el túmulo).
Cuando todo esto ocurra, el cordón de plata y la llama trina retornan al Yo Crístico, la figura intermedia, el Mediador, en el plano etérico a esperar una nueva encarnación, después de haber pasado por la Junta Kármica.
Invitamos a nuestros frateres en el camino y lectores a recitar la siguiente oración, tres veces seguidas, de la autoría de Saint Germain, dictada a su mensajero Mark Prophet, y que hemos aprendido a través de las enseñanzas de Summit Lighthouse, y que seguramente traerá alivio y paz.






YO SOY LA LUZ DEL CORAZÓN[1]

YO SOY la Luz del corazón
Brillando en las tinieblas del ser
Y transformándolo todo en el dorado tesoro
De la mente de Cristo

Yo proyecto mi Amor
Hacia el mundo
Para borrar todos los errores
Y derribar todas las barreras.
¡YO SOY! El poder infinito
Amplificándose a si mismo
Hasta que sea victorioso
por los siglos de los siglos!

Así sea.


Fiat lux

FELILUXOR


FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO
FUNDACIÓN AMONRA CHILE
UNA LUZ EN VUESTRO CAMINO...

A MIS PADRES Y HERMANOS
QUE ESTÁN EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA.